BLOG

La aventura del Bonar24

A principios de Mayo de 2019 se concretó el primer pago de capital de uno de los bonos más importantes que emitió Argentina en los últimos años.

Para entender qué implica eso, vamos por partes…

Primero ¿Qué es un bono?

Como explicamos en el primer artículo de la serie de Inversiones un bono es un título de deuda. Los Estados (aunque también algunas empresas) además de ir al banco a solicitar un préstamo pueden emitir títulos de deuda. De esta forma, quienes tengan ahorros pueden darle un crédito al Estado y cobrar intereses hasta que devuelva el dinero. Para que un Estado pueda pedir dinero prestado tiene que demostrar, como cualquier deudor, que puede devolver el capital y pagar los intereses sin afectar su solvencia. Cuanto más complicada es la situación del deudor, mayor es su riesgo y, por lo tanto, más tasa de interés debería pagar por su deuda. Un Estado puede endeudarse en su propia moneda o en dólares y por lo tanto pagará intereses por su deuda en pesos o en dólares.

Quien tenga bonos normalmente cobrará “cupones” de intereses, que se calculan con una tasa definida en la emisión, sobre el capital prestado.

Por ejemplo: Si tenemos 100 bonos de USD 1 cada uno que pagan el 8% anual y vencen dentro de 5 años, significa que vamos a cobrar el 8% de 100 durante 5 años (8% x USD 100 = USD 8, es decir, USD 40 en total) y luego nos devuelven los USD 100.

Los bonos una vez que se emitieron y el Estado recibió el préstamo en el proceso de licitación primaria, pueden ser vendidos en el mercado secundario (la bolsa) por quienes los tengan y comprados por quienes deseen tenerlos aunque no hayan participado del proceso de emisión primaria. Quiere decir que cualquiera puede comprar estos bonos y ganar plata con ellos, si está dispuesto a correr ciertos riesgos (que veremos luego). Los bonos, aunque estén denominados en dólares (es decir, que el préstamo que van a devolver es en dólares y los intereses que pague son en dólares) pueden ser comprados y vendidos tanto con pesos como con dólares. Su precio en una u otra moneda estará definido principalmente por el tipo de cambio. Si un bono vale USD 1, su precio en pesos no estará mucho más lejos que lo que vale USD 1 en pesos.

¿Qué pasa con los bonos en el mercado?

Dependiendo de lo que suceda con el riesgo del país que debe el dinero, los bonos reflejarán diferentes situaciones. Si el riesgo aumenta, seguramente haya más tenedores de los bonos con ganas de vender que inversores interesados en comprar y eso empuje los precios para abajo. Cuando los precios caen debajo del valor nominal que nos tiene que devolver cada bono se dice que cotizan “bajo la par”. Si el riesgo disminuye y son más los inversores interesados en comprar estos bonos que quienes están dispuestos a venderlos, los precios tienden a subir. En los casos en los que los precios suben por encima del valor nominal que debería devolver ese Estado, cotizan “sobre la par”. ¿Tiene sentido pagar USD 1,10 si nos van a devolver USD 1 en unos años? Si, si el riesgo bajó y la tasa de interés del bono que define los cupones que se cobrarán durante los próximos años, quedaron muy “atractivos” en relación al nuevo perfil de riesgo del país. Este razonamiento vale al revés también: comprar un bono “barato” que bajó de precio porque aumentó el riesgo hace que se cobren los mismos cupones, pero pagando menos y por lo tanto, con una rentabilidad implícita mayor (más riesgo, más premio).

¿Cuál es el mayor de los riesgos al tener bonos?. Que el Estado no pueda pagarnos los intereses o devolver el capital y entre “en default” o nos cambie nuestros bonos por otros que vencen más adelante.

Ahora sí… ¿Qué tiene en particular el famoso Bonar24?

El Bonar24 (que se lo identifica también por su código en el sistema financiero o “ticker” AY24) es un bono que se emitió en 2014 a 10 años. Es decir, es un préstamo que el Estado Argentino termina de pagar en el año 2024. Tiene una tasa de 8,75%, que paga en 2 cupones anuales de % 4,375 cada uno en Mayo y Noviembre de cada año. Pero tiene una particularidad: en vez de devolver el capital (amortizar) todo junto al final, lo hace en 6 porciones a partir de Mayo 2019, en cada Mayo subsiguiente.

A principios de Mayo de 2019 , todos los que tenían este bono “en cartera” vieron por primera vez cómo caía de valor su tenencia en bonos y les aparecían dólares en su cuenta comitente.

¿Qué es lo que pasó?. Por un lado, el Estado pagó el cupón que correspondía al capital que debía hasta ese momento. Si teníamos 1000 bonos, nos tocaba recibir 1.000 x % 4,375 = USD 43,75.

Luego, se liquidó un sexto de capital, es decir que aparecieron en la cuenta unos 1.000 / 6 = USD 166,66.

En total, quien tenía 1.000 bonos sigue teniendo 1.000 bonos y USD 43,75 + USD 166,66 = USD 210,41 en su cuenta comitente.

¿Y por qué los bonos valen menos?. Porque el valor del bono unos días antes de la fecha de pago ya refleja lo que queda pendiente de cobro entre capital e intereses. Si ya debe un sexto menos de capital, en el mercado quienes lo compren o vendan ya no negocian sobre el 100% del valor nominal del bono, si no sobre los 5/6 restantes (valor residual). En Mayo del año que viene sucederá lo mismo, descontando 1/6 más y así hasta cancelar el total del crédito.

¿Qué pasa con los intereses de acá en más? Como el pago del cupón es una tasa que se aplica sobre el valor residual (lo que le falta pagar de capital) y no sobre el valor nominal (lo que se pidió prestado originalmente) se sigue cobrando la misma tasa, pero sobre un capital menor, o sea, se reciben menos dólares.

¿Quiero decir que de ahora en más vamos a ganar menos? Si, a menos que se decida reinvertir lo que cobramos comprando más nominales del mismo bono. Pero en ese caso, estamos incrementando nuestra tenencia.

Si querés saber más sobre cómo invertir tu dinero, mirá este curso.

Hacenos llegar tu consulta o simplemente dejános tus datos para recibir novedades sobre próximos cursos o recibir artículos sobre Finanzas Personales, Introducción a las Inversiones o Finanzas para Emprendedores.

hola@trainerfinanciero.com

Inicio

Trainer Financiero 2018 / Powered by RYOKAN