Mensajes etiquetados tasa de interés

Agenda Mayo: Vuelve el Taller de Finanzas Personales!

En Mayo largamos con una versión totalmente renovada del Taller de Finanzas Personales.

TFP - 201704

Vas a poder aprender a manejar el dinero de forma ordenada, a registrar y analizar tus gastos para tomar decisiones que te permitan planificar cómo bajar tus deudas y empezar a ahorrar.

Todo explicado de forma sencilla y práctica en 2 encuentros de 3 horas, los días martes 10 y 17 de Mayo de 19.00 a 22.00 con un coffee break en el medio.

Lugar: La Maquinita, un espacio de Co-working en Palermo (El Salvador y Bonpland).

Cupos limitados. Se entregan apuntes y planillas en formato digital al terminar el Taller.

+info: hola@trainerfinanciero.com

 

 

Tercera edición del año del Taller de Introducción a las Inversiones!

Ya están las fechas del nuevo Taller de Introducción a las Inversiones que arranca en Agosto.

Va a ser los días Jueves 11, 18, 25 de Agosto y 1º de Septiembre, de 19.00 a 22.00 en La Maquinita (Villa Crespo – Buenos Aires).

10 de cada 10 participantes salen listos para animarse a invertir en la bolsa.

No pierdas la oportunidad de hacer crecer tus ahorros!

+info/inscripciones: hola@trainerfinanciero.com

TII 2016-08 nuevo día

Analfabetismo financiero: ¿Por qué sabemos tan poco sobre el uso inteligente del dinero?

Sólo un tercio de la humanidad está financieramente alfabetizada según un reporte basado en un estudio realizado por McGraw Hill Financial Institute en colaboración con Gallup y Standard & Poors.

Las encuestas, que cubrieron 148 países y 150 mil personas, mostraron que sólo 1 de cada 3 adultos maneja los criterios para usar correctamente el dinero en base a las respuestas a 5 preguntas.

¿Es tan difícil saber de finanzas?

Veamos cada pregunta y cuál sería la respuesta correcta.

1) Diversificación de riesgo: ¿Qué conviene más… invertir todo el dinero en un solo negocio/inversión o en más de uno?

La mayoría de las personas responde que conviene invertir todo el dinero en un único negocio o en una única inversión. Esto va a contramano del principio de “diversificación”, que en el saber popular se expresa con la idea de “no poner todos los huevos en una misma canasta”. El riesgo es un factor que nos permite ponderar la posibilidad estadística de que algo salga mal. Supongamos que tenemos 3 alternativas diferentes para invertir nuestro dinero, y cada una tiene distintas posibilidades de que el negocio salga mal y en un año perder plata. Si repartimos el dinero entre las 3 alternativas en vez de elegir una sola, invirtiendo un poco en cada una, estamos minimizando el riesgo de perder todo si a alguna de esas alternativas le va mal. Por eso la respuesta correcta es invertir repartiendo el dinero en más de un negocio.

2) Inflación: Suponé que durante los próximos 10 años los precios de las cosas que comprás se duplican… ¿Si tu ingreso se duplica en ese mismo período, vas a poder comprar más, lo mismo o menos que hoy?

En este caso lo que hay que considerar es que el poder de compra real surge de la relación entre los ingresos y los precios. Los argentinos estamos bastante curtidos en esta cuestión. Si hoy tenemos un ingreso de 100 que lo repartimos entre un pote de queso crema que sale 30 pesos, una bolsa de pan que sale 40 pesos y 200 gramos de jamón que salen 30 pesos, para saber qué pasa con nuestra posibilidad real de comprar, seguimos el ejemplo de precios que se duplican. Si el pote de queso crema en 10 años se va a 60 pesos, la bolsa de pan a 80 pesos y los 200 gramos de jamón van a costar 60 pesos, quiere decir que voy a necesitar 200 pesos para comprar exactamente las mismas cantidades. Y si en el ejemplo preguntan qué pasa si se duplican los ingresos, y de 100 entonces pasan a 200, la realidad es que esos ingresos duplicados, frente a precios que se duplican, van a alcanzar para comprar la misma cantidad, ni más, ni menos.

3) Aritmética: Suponé que tenés que pedir prestados 100 dólares… ¿En qué caso vas a devolver más, si te piden que devuelvas 105 dólares o si te piden que devuelvas 100 dólares más el 3%?

Muchas veces la gente se deja llevar por el valor final de lo que tiene que devolver (o el tamaño de la cuota) y no tanto por la relación de ese extra que hay que pagar como intereses con el capital prestado. El porcentaje es la forma de poder medir y comparar mejor que cualquier otra alternativa, cuánto hay que devolver en relación a lo prestado. El 3% de algo significa en este caso que por cada 100 dólares tengo que devolver 3, o sea que si devuelvo 3 por cada 100, junto con los 100 que me prestaron, en total tengo que devolver 103, que es menos que 105. Por eso la respuesta correcta es que me conviene más devolver 100 dólares más el 3%.

4) Interés compuesto I: Suponé que depositás plata en el banco a plazo fijo por 2 años al 15% anual. ¿El segundo año va a depositarte intereses por la misma cantidad de dinero que el primer año o te va a depositar más dinero que el primer año?

La idea de interés compuesto muchas veces se aprende a la fuerza, sobre todo cuando se debe dinero a la tarjeta de crédito y se hace la famosa bola de nieve. El principio que permite “componer” los intereses funciona sumando los intereses ganados luego de que se cobraron, al capital que ya está generando intereses, de esta forma, crece el dinero que invertimos porque empieza a pagar intereses sobre el capital original pero además sobre los intereses que se sumaron al capital en el siguiente período. Cuando termina el primer año en el ejemplo, vamos a tener un 15% más de dinero. Que al sumarse al dinero original, hace que el 15% de intereses del segundo año lo ganemos no sobre el capital que depositamos, si no sobre ese capital más el 15% que ya ganamos el primer año. O sea que el primer año ganamos un 15%, y el segundo año un 15% sobre el capital más el 15% ya incorporado.

5) Interés compuesto II: Suponé que depositás 100 dólares en el banco al 10% de interés anual. ¿Cuando pasen 5 años vas a tener más de 150 dólares, exactamente 150 dólares o menos de 150 dólares?

Esta pregunta encierra la misma lógica que la anterior. Si el primer año concluye con capital de 100 dólares más intereses por un 10% que equivalen a 10 cada 100, al cierre de ese año tendremos 110. La respuesta intuitiva es pensar que vamos a ganar 10 dólares por año, bajo lo que se denomina “interés simple” porque no se integra al capital. Por 5 años entonces serían 50. Pero si los intereses no se retiran, cuando empiece el segundo año, la inversión no será de 100, será de 110, porque el capital se compone del depósito inicial más los intereses ganados el primer año, por lo que el 10% del segundo año debe ser calculado sobre 110, y eso da unos 11 dólares de intereses para el segundo año. Quiere decir que al término del segundo año, tendremos depositados 121, que serán el capital que permitirá ganar un nuevo 10%, esta vez de 12,1 cada 100, o sea que al cierre de ese tercer año ya tendremos 133,1. Si seguimos un año más, al cuarto año tendremos 13,31 de intereses, que se sumarán para lograr un total de 146,41 y para el último año, los intereses de 14,64 permitirán cerrar esta historia de 5 años con 161,05 que es bastante más que 150, por eso la respuesta es que tendremos más que 150 dólares. No es necesario hacer la cuenta, porque con entender cómo funciona el interés compuesto, ya tendremos claro que capitalizar los intereses es siempre una forma de potenciar los ahorros.

Después de leer este artículo, ya podés considerarte financieramente alfabetizado.